30 AÑOS: ELECTRIFICACIÓN PARA LA CARBONO NEUTRALIDAD

En tres décadas ELECTRICIDAD ha graficado fielmente la evolución de la industria energética, sobre la base de la regulación eléctrica de 1982, a partir de lo cual se ha pasado por distintas fases de desarrollo, cuyo actual pináculo es la transición energética que vive el país, donde la descarbonización es eje central.

Los último 30 años de historia en el sector energético en Chile han estado marcados por la capacidad de adaptación que ha tenido la industria local: desde las sequías de los años noventa del siglo pasado, que abrieron el paso al gas natural y a las centrales de ciclo combinado, para después pasar a los cortes de este combustible desde Argentina, lo que dio paso al carbón, pero también una oportunidad a las Energías Renovables No Convencionales (ERNC) que comenzaron a dar sus primeros pasos a mediados de la primera década del siglo XXI.

Es así como desde 2016, estas últimas tecnologías se han tomado la actual fase de desarrollo, para lo cual ha sido necesario actualizar marcos regulatorios en diferentes ámbitos, especialmente con la Ley de Transmisión de 2016 y la entrada en vigencia de la primera Ley de Eficiencia Energética a inicios de este año.

También se han materializado avances en torno a los desafíos que han tomado mayor fuerza en los últimos cincos años, con las discusiones en torno a la flexibilidad en el sistema eléctrico, y la elaboración de estrategias nacionales en torno a la electromovilidad y para el desarrollo del hidrógeno verde en el país. Además, otro hito destacado es el crecimiento de la generación distribuida, tanto a nivel de Net Billing, como de medios de generación de pequeña escala (PMG y PMGD), que actualmente superan los 1.500 MW de capacidad instalada en el país.

El dinamismo de este último quinquenio también ha visto la incorporación de nuevas instituciones, como el Coordinador Eléctrico Nacional, y de asociaciones gremiales que buscan fomentar el desarrollo de nuevas tecnologías, como la Asociación Chilena de Hidrógeno, la Asociación Chilena de Derecho y Regulación de la Energía, la Asociación Chilena de Comercializadores de Energía y la Asociación de Transmisores de Chile.

Estos son algunos de los aspectos que mencionan a ELECTRICIDAD un grupo de autoridades y actores de la industria, quienes escogieron los tres hitos históricos que han marcado al sector energético entre 1991 y 2021.

GPM

Danilo Zurita, director ejecutivo de la Asociación de Pequeños y Medianos Generadores (GPM)

 

  • Han pasado tantas cosas en 30 años, no solo en materia energética, sino en transformaciones tecnológicas, sociales y políticas, por lo que es complejo elegir cuáles son los principales hitos de este periodo. Sin embargo, si algo debiese ser puesto en primer lugar es la transformación de nuestra matriz hacia una más sostenible con el medio ambiente. Este desafío no ha sido (ni será) solo de carácter técnico, sino que también regulatorio y económico, y se trata de cómo debemos cambiar la manera de entender el desarrollo del sector. Las energías renovables no solo “nuevas” tecnologías que llegan al sistema, sino una decisión país de cómo debemos avanzar de cara al futuro. En este proceso se debe conjugar también las necesidades que imponen las energías renovables en materia operativa, en cuanto a generación flexible y almacenamiento, por lo que debemos seguir trabajando en conjugar el desafío técnico con el regulatorio.
  • Por otra parte, grandes modificaciones legales han sido realizadas en estos últimos 30 años, partiendo por las llamadas leyes cortas, la ley de transmisión, entre otras. Todas ellas han tenido efectos importantes en la competencia, certeza y funcionamiento del sector, atrayendo más participantes y mayores inversiones en materia energética. Fueron procesos que, teniendo diagnósticos certeros, han sido exitosos en lograr sus objetivos. Mirando de cara al futuro, y qué nos queda avanzar en materia legislativa, existe la necesidad de acelerar dichos análisis y hacer más dinámica la toma de decisiones cuando hay realidades técnicas y económicas que impulsan por cambios, más si esto siempre debe hacerse bajo un marco de certeza y análisis participativo, el cual nos lleva a tomar mejores decisiones que alinean al sector público con el sector privado.
  • Y, por último, creo que la interconexión SIC-SING también es un hito importante. Desde 1970 se que se venían realizando análisis de factibilidad para llevar a cabo la interconexión de ambos sistemas, y recién en este último periodo se puede concretar. No solo tenemos aquellos aspectos operativos que se aprovechan con este hito, tal como aprovechar el gran potencial de la energía solar y el almacenamiento del norte de nuestro país y poder llevarlo a todas partes de nuestro sistema, sino todo el desafío humano que fue la creación y diseño del Coordinador Eléctrico Nacional, y la instalación de sus nuevas funciones definidas por la llamada ley de transmisión. Este hito nos motiva a analizar y ejecutar integraciones energéticas internacionales, que nos permitan exportar nuestra energía y aprovechar sinergias con otros sistemas del Cono Sur.