CONGRESO URGE A GOBIERNO PARA VER OPCIÓN A MECANISMO QUE CONGELÓ CUENTAS DE LUZ

Las proyecciones apuntan a que a mediados de 2021 —dos años antes de lo establecido— se alcanzaría el techo de US$ 1.350 millones y esto elevaría 10% las boletas residenciales. Diputados presentarán fórmula.

(Fuente: El Mercurio) La expectativa en torno a la sesión de la comisión de Minería y Energía fijada para el miércoles 28 de octubre era grande. Ese día estaban citados a la instancia el ministro de Energía, Juan Carlos Jobet, y el secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía (CNE), José Venegas, quienes entregarían detalles sobre la operación y lo que podría suceder en los próximos meses con el mecanismo de estabilización de precios de la energía, la fórmula que el Gobierno impulsó tras el estallido de octubre para de evitar las nuevas alzas de las cuentas de la luz que se proyectaban, al menos para los próximos cuatro años.

Los parlamentarios no eran los únicos interesados, los distintos actores de la industria eléctrica, empresas, consultores y gremios del sector, también esperaban poder saber algo más de los planes del Gobierno para la continuidad de este sistema, pues pese a los reiterados intentos por conocer de primera mano sobre el tema, ello aún no ha sido posible. El director ejecutivo de la Asociación de Pequeños y Medianos Generadores (GPM), Danilo Zurita, dice que ante la certeza de que el fondo no durará lo estimado inicialmente, desconocen los análisis o acción que esté tomando el Ejecutivo en función de este tema, pues no han tenido acercamientos con la autoridad, lo mismo que aseguran en otros gremios y empresas.

Sin embargo, pese al interés y tan solo unas horas antes de la citación, la comisión fue suspendida. ¿La razón? El ministro Jobet se había excusado por problemas de agenda y para los parlamentarios no fue suficiente la presencia del titular de la CNE. Un conocedor del tema comenta que más que un análisis de la situación, los diputados — liderados por la presidenta de la instancia, la PS Daniella Cicardini— esperaban definiciones por parte del titular de la cartera acerca de lo que sucederá en los próximos meses con este instrumento.

Entre los parlamentarios de la comisión hay preocupación por el ritmo con que se ha acumulado el saldo del precio de la energía que se les está reteniendo a las generadoras y que los clientes regulados tendrán que pagar en el futuro. Según se fijó en la ley, el mecanismo puede alcanzar un máximo de US$ 1.350 millones, monto que inicialmente estaba previsto que pudiera alcanzarse a mediados de 2023, pero que según las proyecciones de la propia CNE, ya a fines de año bordeará los US$ 1.000 millones, es decir, el 71% del total, y a junio del próximo año, es decir, dos años antes del plazo antes mencionado, la deuda con las generadoras involucradas en el sistema de estabilización ascendería a US$ 1.169 millones, casi el 87% del total.

Esto considerando un tipo de cambio de $801,4. Sin embargo, la estimación de la consultora Systep es distinta y plantea que con un tipo de cambio incluso menor, sobre los $790, se llegaría al tope en el segundo semestre de 2021. “Para que los recursos pudieran alcanzar hasta diciembre de 2021, el tipo de cambio tendría que mantenerse por debajo de los $720, pero eso se ve improbable. La proyección que manejamos es que entre marzo y junio el monto contemplado en la ley se va a completar”, asegura el diputado UDI Francisco Eguiguren, quien integra la comisión.

Un reporte de la consultora Systep advierte que el agotamiento del mecanismo “implicaría alzas en las tarifas de clientes regulados por sobre el 10% en un período de un año. Un alza de este nivel puede tener un gran impacto para la tarifa de clientes del tipo residencial, donde el cargo por energía representa hasta un 70% del total de la tarifa”, dice un reporte de la consultora sobre este tema. Momento complejo Precisamente, esto es lo que preocupa a los diputados de la comisión de Minería y Energía, quienes desde hace un tiempo vienen alertando y pidiendo antecedentes adicionales sobre la continuidad del mecanismo, que además se produce en un momento complejo, con alta morosidad en el pago de cuentas debido a la pandemia y con clientes reprogramando sus deudas.

Así lo plantea el diputado UDI Francisco Eguiguren, que integra la comisión y quien opina que la autoridad no puede dejar pasar más tiempo sin tomar cartas en el asunto respecto de este sistema. “Le hemos dicho al Gobierno que tiene que adelantarse y no esperar a que esta bomba explote. Ahora ellos debieran estar planificando distintas alternativas para enfrentar una situación que es inminente y que elevará las cuentas de la luz en forma exponencial”, dice, y añade que mañana, antes de la sesión de la comisión para la cual nuevamente está citado el ministro Jobet, presentará una fórmula, respecto de la cual prefiere no entregar detalles, pero que busca abordar la continuidad del mecanismo sin afectar demasiado a ninguna de las partes involucradas, es decir, los clientes y las empresas.

Frente a las aprensiones de los parlamentarios, la CNE dice que el agotamiento del fondo no es inminente y que este se ha comportado de acuerdo al diseño, ya que va creciendo cada vez más lento, por la caída de los precios base en dólares y se aproximan al valor estabilizado, con lo cual no prevén que el máximo se alcance antes de junio y lo que ocurra después dependerá del dólar y los niveles de demanda, situaciones que ellos monitorean semestralmente.

Sin embargo, reconocen que de alcanzarse el límite máximo del fondo, si bien no implica traspasar inmediatamente a los clientes la cantidad acumulada en él, sí correspondería “solo un ajuste necesario en tarifa para evitar que un mayor saldo se siguiera acumulando”, dicen.