GAS INFLEXIBLE: ESPECIALISTAS CONCUERDAN EN LA RELEVANCIA DE EVALUAR EL IMPACTO SOCIAL DE LOS CAMBIOS A LA NORMA TÉCNICA

Seminario online de Valgesta Nueva Energía abordó esta discusión desde el punto de vista económico-técnico y jurídico de la norma de despacho de las centrales con este combustible.

(Fuente: Revista Electricidad) «Norma Técnica GNL: Una conversación sin trincheras» fue el seminario organizado por Valgesta Nueva Energía, y que tuvo como propósito analizar desde distintas perspectivas la propuesta de la Norma Técnica GNL Regasificado de la CNE, que actualmente se encuentra en consulta pública, donde participaron variados actores de la industria eléctrica, para analizar en detalle los estudios y proyecciones con relación a la implementación de la norma GNL.

Ramón Galaz, director ejecutivo de Valgesta, presentó el estudio desarrollado por la consultora sobre los impactos de la actual normativa sobre la operación del sistema y la proyección de los resultados que tendría la propuesta publicada por la CNE.

«Los datos históricos no permiten concluir que el GNL inflexible haya tenido impactos significativos a nivel sistémico sobre los costos marginales como tampoco sobre el vertimiento de ERV, fenómenos que estarían más asociados a las congestiones del sistema de transmisión», indicó el especialista.

Sobre la operación futura del sistema, Galaz señaló que los resultados «muestran que tampoco existe un impacto del GNLI sobre los costos marginales ni vertimientos ERV. El estudio es concluyente que el mayor impacto en este sentido está dado por las restricciones de transmisión».

También se mencionó que la eventual disminución en la disponibilidad de GNL impacta de manera significativa en los costos marginales y operacionales del sistema en el largo plazo. Según Galaz, aun cuando se concluya que es necesario cambiar la Norma Técnica, «se debe hacer tras una adecuada evaluación de los impactos esperados, lo que su juicio hasta ahora no ha ocurrido. La visión de Valgesta está por el bien común, el bien social. El foco está en el cliente final. Hagamos las correcciones que sean necesarias en los sentidos que sean necesarios (…) el bien común está por sobre el bien particular».

Por su parte, Rodrigo Moreno, académico de la Universidad de Chile, presentó un estudio en el que se analiza que «una mayor declaración de gas inflexible contribuye a reducir los precios de mercado, sin embargo, también aumenta la probabilidad de vertimiento».

De la misma manera, el académico señaló que «las alternativas propuestas no presentan mejoras fundamentales en términos de bienestar social, aunque sí hay una mejora marginal en la dirección correcta con la propuesta del cálculo de oportunidad que mejora la gestión de los recursos en el corto plazo, incluyendo minimización de recortes ERNC».

Panelistas

Luego correspondió a un panel comentar ambas presentaciones. Ana Lía Rojas, economista y socia fundadora de EnerConnex, puso énfasis en lo que a su juicio era lo más relevante de esta discusión, y que sentía había faltado en ambas presentaciones: la transición energética, afirmando que desde ese punto de vista más que modificar la actual Norma Técnica, lo que se necesitaba era su eliminación, ya que con ello se introducirían las señales regulatorias necesarias para incentivar la inversión en energías renovables necesarias para impulsar la transición.

Sebastián Novoa, presidente de la Asociación Chilena de Comercializadores de Energía (ACEN), afirmó que una de las principales preocupaciones es que «el cliente no se vea involucrado en esta discusión. No nos olvidemos que el cliente es quien puede salir perjudicado», agregando que la norma propuesta no beneficiaba a los consumidores.

A juicio de Javier Bustos, director ejecutivo de Asociación de Consumidores Eléctricos No Regulados (Acenor), «no se han visto los impactos con la suficiente profundidad, falta una conversación de fondo que evalúe los impactos sistémicos. Para la transición energética vamos a necesitar el gas natural licuado al mejor precio posible. Ese es el gran titular».

Y añadió: «Esta norma nos tiene que asegurar que no nos va a faltar el gas natural para la transición energética».

Danilo Zurita, director ejecutivo de GPM A.G., coincidió en que había un problema de estructura que va más allá de si los costos marginales suben o bajan, preguntándose quién será responsable de asegurar los riesgos que se produzcan cuando exista exceso de gas natural inflexible.

En cuanto a los puntos de acuerdo de los panelistas, se destacó la falta de análisis presentados por la Comisión Nacional de Energía en la presentación de su propuesta, por lo que se requeriría una discusión más profunda de la materia, que permita determinar con mayor claridad los beneficios sociales de la medida que se propone implementar, versus los costos privados que existen en la actualidad y se proyectan a futuro.

Perspectivas jurídica

En el segundo bloque del seminario se discutió esta temática desde una perspectiva jurídica, con la participación de las abogadas Nicole Nehme, socia de Ferrada Nehme; Carolina Werner de Abogada Senior de Quintanilla abogados y Javiera Méndez, abogada experta regulación energética de Larraín y Asociados, quienes explicaron algunos aspectos relacionados con la implementación de esta modificación desde una perspectiva legal y de la libre competencia.

Nicole Nehme expuso sobre los fundamentos jurídicos para regular el despacho de centrales en base a GNL, tanto desde la perspectiva de la regulación de libre competencia, como de la regulación eléctrica, en base a una norma técnica dictada por la CNE. Destacó la importancia de identificar el mercado relevante del GNL y las restricciones de infraestructura que tiene este mercado, planteando que podría existir un camino intermedio de la actual regulación, considerando un costo variable superior a cero de acuerdo con los costos de oportunidad del combustible en distintos escenarios.

Por su parte, Carolina Werner centró su exposición planteando que la materia no debiese ser regulada mediante una norma técnica de la CNE, ya que a su juicio es un tema que debe tratar la ley general de servicios eléctricos. Añadió que la determinación de un costo variable como el que realiza la norma de inflexibilidad, no se conformaría con las disposiciones de la ley en cuanto el sistema eléctrico chileno es de costos marginales declarados y auditados.

A su vez, Javiera Méndez realizó un análisis sobre la juridicidad del instrumento mediante el cual se debe regular la materia, señalando que, por mandato expreso de la ley eléctrica y su reglamentación, la CNE tiene la potestad de dictar normas de carácter económico, como la norma que se discute. Añadió que no sería una buena práctica regulatoria modificar una norma que recién en el año 2019 comenzó su aplicación, junto con señalar que la regulación que se proponga debiese conciliar adecuadamente las energías renovables variables y la necesidad de contar con Gas Natural, ya que son totalmente complementarios.

Finalmente, las panelistas advirtieron que el Coordinador Eléctrico Nacional no estaría cumpliendo a cabalidad su rol de verificación de las condiciones de competencia del mercado, ni de chequeo de las condiciones contractuales del mercado de gas natural, por lo que más que nuevas facultades o cambios normativos, se requeriría que esta entidad cumpliera a cabalidad sus funciones.